Web Seleccionada por Abueling.com - Año 2012
Historia y Genealogia de Espinardo

Churra en el Origen de Espinardo




Churra, en el origen de Espinardo :


Por su parte, el paraje de Churra en el que se situó la Torre de Espinardo nos es conocido desde 1266, cuando Alfonso X hace de la «Montanna de Churra, do parte termino Murcia con Molina», parte de la línea divisoria entre las haciendas de los moros –Churra sería de éstos– y de los cristianos de Murcia . Pocklington añade que un propietario musulmán de la zona, anterior a la Reconquista, se llamaba Alxorri, lo que en su opinión significaría “el de Churra” .

En este sentido, en el índice de matrimonios de la parroquia de San Miguel de Murcia figura, en 1583, el de Diego de Churra y Maria Bernad, moriscos. En el siglo siguiente, en 1330 (1-6) Alfonso XI concedió al obispo de Cartagena, D. Pedro de Peñaranda, licencia para comprar heredades por valor de 8.000 maravedís, a fin de dotar dos capellanías en Murcia .

Entre esas heredades estuvieron varios censos que, en 1332 (22-1), Johan Sánchez de Velasco, vecino de Murcia y en nombre de su mujer, Johana Garçía de Contreras, vendió en la huerta de Murcia a dicho Obispo; entre ellos, el de una pieza de tierra arrendada a Johan Luquer (o Lluquer) en 84 maravedíes, «que affronta de la una parte con la çequia de Churra e de la otra con la çequia Dalffatego e de la otra con tierra de Johan Dartessona» (d’Artessona = Artasona?) . En la carta de constitución de una de las capellanías el 20 de Diciembre del mismo año, estos límites se definen así: «que affronta dun cabo con la açequia de Chura [sic] e del otro con la çequia Dalfatego e del otro con tierra de Johan de Artejona» (= Artajona?) . Este censal –la mitad del cual se pagaba por la fiesta de San Juan de Junio y la otra por la de San Miguel de Septiembre– y los de otras tres propiedades situadas en la misma huerta los habían comprado Johan Sánchez y su mujer a Alfonso Pérez, canciller mayor de Don Juan, hijo del infante Don Manuel , y antes habían sido de los musulmanes don Cach (Çach) Abenhocar y su hermano Don Abrahim (o Don Abram) .

En efecto, el día anterior, 21 de enero de 1332, Alfonso Pérez, chanciller de D. Juan Manuel, y su mujer Mari López habían vendido, por medio de su sobrino Johan Perez, varios censos en la ciudad y la huerta de Murcia a los expresados Juan Sánchez de Velasco y su mujer Johana Garçia de Contreras, sin duda como mediación ante el Obispo para dotar las mencionadas capellanías . En la huerta, dichos censos cargaban sobre ciertas tahúllas en la alquería de “Benimaguer” (Benimagnet), viñas en la Torre de las Lavanderas , tres tahúllas y pico en La Llana, y «por la tierra que fue de don Çach Abenhocar e don Abram su hermano que es en la huerta de Murcia».

Esta tierra estaba compuesta por «un pedazo», que era el arrendado al citado Johan Lluquer, cuyas lindes no se describen, y tres heredades de nueve, cuatro y otras cuatro tahúllas, respectivamente. Sabemos además que en 1335 (10-1), pese a que Garçia Laso de la Vega, justicia mayor de la casa del Rey, había obtenido carta de Alfonso XI para comprar todos los bienes que Johan Sánchez de Velasco había adquirido de Alfonso Pérez, quien a su vez los había heredado de su tío Pero Johan, debido a ciertas obligaciones sobre sus bienes que éstos habían contraído con algunos vecinos de Murcia y a los pleitos subsiguientes, ante las peticiones del concejo de Murcia el Rey mandó que ninguno de quienes había comprado bienes a dicho Johan Sánchez fuera desposeído de ellos y que el concejo fallare en los pleitos lo que fuere justo .

En 1395, la iglesia de Santa María la Mayor de Murcia, la principal de la ciudad –y futura Catedral– y de donde es muy posible que dependieran las dos capellanías citadas, tenía tierras en la zona de Churra y Alfatego, pues ese año el clérigo Domingo Sánchez, adscrito a la dicha iglesia, compareció ante los alcaldes de Murcia para exponerles que no podía pagar los 15 maravedís que le pedía el recaudador del maravedí por tahúlla de viña que el concejo había fijado que pagasen las zonas de las acequias de Churra y Alfatego para el pago de los salarios de los guardas de caballo y de pie, porque sus «viñas avian sido robadas» por los hombres del adelantado Alonso Yáñez Fajardo . Además de la Acequia de Churra, que pasó a ser llamada la Vieja, en 1545 , con la colaboración de Martín Ruiz de Quirós y Pedro Carrillo de Albornoz , fue creada la Acequia de Churra la Nueva, la tercera mayor de Murcia, para llevar agua al «secano de Churra».

  Estudio realizado por :

Fernando Gonzalez del Campo Roman
y
Angel Guerrero Martinez