Web Seleccionada por Abueling.com - Año 2012
Historia y Genealogia de Espinardo

Espinardo Siglo XVI




Espinardo en el siglo XVI: 


Juan de Villuga, en su Repertorio de todos los caminos de España publicado en 1546, sitúa en la Ruta de Murcia a Toledo la Torre de Espinardo, que distaba tres leguas de Murcia y una y media de Molina de Segura .
Al final del padrón de 1542 que se hizo para cobrar la moneda forera en la parroquia de San Andrés de Murcia –de la que dependió Espinardo antes de tener cura propio, al menos hasta 1573 y antes de 1598 – figura el de «Torre de Espinardo». Tenía 11 vecinos y había algunos más, unos 10 como mucho, en un Raiguero que se menciona después de Monteagudo, Alabrache y la casa de Francisco de Torres –¿en el Cabezo de Torres?– y puede ser el llamado de Churra o de San Cristóbal (el cabezo de La Cantera). Esto indica que, si bien no alcanzaba aún, como veremos, la condición de lugar, la Torre de Espinardo ya tenía la suficiente entidad como para merecer un tratamiento propio.

Este padrón se elaboró junto con los de las otras parroquias de Murcia en 1548 y se conserva en el Archivo Histórico Municipal de la ciudad. Debía de ser aún Espinardo una simple aldea, pues en la averiguación de las rentas del partido de Murcia en 1547, donde figuran, por ejemplo, los lugares de La Ñora y Algezares, no aparece todavía la Torre de Espinardo. 

Los nombres de los vecinos de ésta en 1542 eran: Françisco Çerezo en lo de Espinardo, Juan Gil, Juan Çerezo el viejo, Juan de Cuenca, Luis del Poyo, Rodrigo Coronel, Jácomo Rey –apellido en este caso de origen genovés– pobre, Juan Fuster, Juan Angeler, la viuda de Ramos pobre y su yerno. En «Montagud» vivía Alonso Salar; en Alabrache o Labrache, Juan Batista Mayneta (hidalgo también de origen genovés); y Diego Soriano en la casa de Françisco de Torres. Venían luego la viuda de Onbría (Gonçalo d’Umbría) en el expresado Raiguero, Blas Cabrero en las casas de dicha viuda, Luis de Espinardo (hidalgo), Henares el viejo, Françisco Cano cantarero y Lorenço Cano su hijo, Luis de Quesada, Apariçio cantarero, Antonio Monsal (¿Monsalve?), Juan de Soto, Correas, la viuda de Galbe en la casa de Gil Garçía, Gascón en la de la viuda de Luis Riquelme y Françisco Hernandes en la de Gil Garçía. Los vecinos que siguen en el citado padrón de San Andrés vivían claramente en casas y torres de otra zona de la huerta de la parroquia, aunque es probable que también algunos de los últimos citados vivieran asimismo en dicha zona, próxima a los Molinos.

Tampoco se menciona Espinardo en la averiguación de 1557, donde se vuelven a citar La Ñora y Algezares y otros lugares y villas como Jabalí y Alguazas. En estos otros documentos tributarios, que están entre los Expedientes de Hacienda del Archivo General de Simancas, figura por primera vez, que sepamos, en el Vecindario de Murcia de 1561 donde, después de sus 11 parroquias, la última de las cuales era Santa María –la Catedral–, de la cual dependían muchas de las alquerías que rodeaban la ciudad por el sur, se hace el padrón –y solamente éste– de «Torre Espinardo», que tenía entonces 21 vecinos.

Sin embargo, ese mismo año se hizo un Repartimiento en Murcia para la alcabala del pan y del vino, y el padrón que se hizo de la «Torre de Espinardo» difiere mucho del anterior. No sólo porque vuelva a depender de la parroquia de San Andrés y no se le atribuyan más que 18 vecinos, sino porque solamente coinciden 6 de ellos: Françisco Ximénez, Juan Cano, Blas de Aranda, Julián del Poyo, Pedro López y la viuda de Luis del Poyo. Es decir, hay 12 o 15 que varían de un padrón a otro, lo que eleva el número de vecinos distintos de la Torre de Espinardo en 1561 a 33 (= 6 + 15 + 12).
Dado que en el citado padrón de 1542-1548 se explicita que muchos de los vecinos de Espinardo, pecheros todos según el padrón, eran caseros de los propietarios de las fincas, es probable que esta diferencia se deba a que a muchos de los vecinos diferentes del padrón de 21 con apellidos más frecuentes –Hernández, Pérez (Antón y Diego), Garçía (Hernán y Diego), Gómez y Martínez, más Antón y Andrés Valero y Antón Lorenzo– fueran caseros de algunos de los vecinos distintos del repartimiento de 18 (apellidos Domingo, Cuenca [Ginés y Juan], Torres, López [otros 3 vecinos], Galera, Piedras [Antón], Núñez y Redondo, más Alonso Lorenço). Sólo dos personas son mencionadas claramente en los dos grupos de años de 1542-1548 y 1561: Juan de Cuenca y Luis del Poyo (la viuda de Luis del Poyo en 1561). A ellos podría añadirse, quizá, Francisco Hernández, quien en 1542 vivía en una de las torres que, sin ser ya de Torre de Espinardo, no debía de distar mucho de ella. Aparte de estos tres apelllidos, son comunes a los tres documentos los de Torres, Cano, García y Pérez.

La siguiente mención más antigua de la población que hemos hallado, en documentos notariales, data de 1564, año en que es calificada ya como «lugar de Espinardo» y se habla también del «Rayguero de Espinardo junto a su torre» . Igualmente es llamado lugar en 1578, 1587, 1602 –también aldea sin embargo en este año–, etc., hasta 1614, fecha en que se especifica que es un «lugar sito en el heredamiento de Churra». 

En 1566, se hizo en Murcia nuevos padrones de sus parroquias y, al final de la colación de San Andrés, vuelven a aparecer, tras la torre de Zambrana, San Lázaro, San Antón y las torres y molinos de su Huerta, «las torres dEspinardo» y Alabrache. Espinardo tenía entonces 32 vecinos: 27 pecheros, 4 hidalgos y 1 escudero; y Alabrache, 20: 14 pecheros y 6 hidalgos.
El padrón de Espinardo lo encabezaban los hidalgos Françisco Ximenes Duque –quien ya figuraba en el de 1542– y su yerno D. Gerónimo de Franquis, regidor de Murcia casado con D.ª Luisa Ximénez. Destaca también la presencia de tres labradores que trabajaban tierras de D. Alonso de Tença, que sin duda era, como veremos, D. Alonso de Tenza Pacheco, regidor de Murcia. Los demás apellidos o motes presentes en Espinardo eran Martínez (2 vecinos) y Cuenca (Juan y Ginés) y, con un solo representante: Çamora (escudero), el Gallego, Melgarejo (hidalgo), Leyva, Limiñana, Díaz, Umbría, Alhama, Remírez, Del Poyo (Julián, hidalgo) y López del Poyo, Osuna, Julián, Lorenço (Alonso), Puche, Piedras (Antón), Domingues (Françisco), López (Pedro), Martín, Fontesilla, Garçía (Françisco), Yzquierdo (en la torre de Gerónimo de Torres), y Pérez (Martín) y Catalán (ambos en la torre de Cosme Tomás).

Respecto al padrón de 1561, se mantienen los apellidos Del Poyo, Cuenca, Lorenço, Piedras, Domingues, López, Garçía y Pérez, y desaparece Cano. Según el padrón de la moneda forera de 1573 de la parroquia de San Andrés, en cuyo final figura «Lo de Espinardo», dicho año esta población tenía ya 50 vecinos: 29 más que en el mencionado Vecindario de 1561 –17 si sumamos los 33 vecinos distintos que resultan de combinar ese Vecindario y el Repartimiento de la parroquia de San Andrés del mismo año– y 16 más que en el padrón de dicha parroquia en 1566. Tres de esos 50 vecinos eran viudas: la de Garçi Peres con sus hijos, la de Fontesillas con los suyos, y la de Montoya en su torre.

A la cabeza de los vecinos figura ahora el regidor de Murcia D. Alonso de Tenza Pacheco, hidalgo, quien ya tenía a su servicio, como se ha dicho, tres labradores en Espinardo en 1566. Consta por dicho padrón que en 1573 había en Espinardo 12 familias hidalgas y 5 de escuderos –dos de ellos cuantiosos–, 4 labradores, 2 taberneros, 2 ganaderos –uno de ellos «señor de ganado»–, 1 cantarero, 1 cantero, 1 atochero y 1 cristiano nuevo (Garçía). Tres de estos vecinos vivían en torres (casas de campo buenas), dos de las cuales eran propias: la de la citada viuda de Montoya y la de Nicolás de Algarra ; y tres en propiedades ajenas: lo de Cosme Tomás, lo de Avellán y lo de Melgarejos. Respecto al padrón y al repartimiento de 1561, se siguen manteniendo los apellidos Cuenca (Ginés y Juan), García (2 Gineses) y Pérez (la citada viuda, cuyos hijos eran hidalgos), y reaparecen Torres (4 vecinos hidalgos) y Hernández (Françisco Hernández labrador). (actualizado el 10-3-2009:) Y respecto al padrón de 1566, perduran o aumentan los citados Cuenca, García y Pérez; con 5 vecinos, Martínez; con 3, López; con 2, Puche y Domingues; y con 1, Çamora, Osuna, Piedras (Antón), Lorenço (el longevo Alonso) y Fontesillas. (Entre 1581 y 1584, Antón de Piedras y Joan de Quenca fueron diputados del lugar de Espinardo).

Además, había en Espinardo en 1573 dos Muñoz, y un Riera, Rodrigues, Henares, Medina, Ruyz, Ervás de Arronis, Exea, Montoya, Palma, Almodóvar, Romí, Llorente, Vergil, Botía, Sayavedra, Algarra y ¿Fonate?. Melgarejos y Tomás se mantienen como apellidos de propietarios. Desaparecen en cambio Del Poyo, el Gallego, Leyva, Limiñana, Díaz, Alhama, Remírez, Julián, Martín, Yzquierdo y Catalán. 

En realidad, por esos años había en Espinardo otras familias, pero eran moriscas y no figuran en los padrones de la moneda forera. Debido a la Rebelión de las Alpujarras (1568-1571), los moriscos del Reino de Granada fueron deportados en 1570 a La Mancha y Castilla la Vieja, pero a su paso por el Reino de Murcia bastantes se establecieron en él.

En el Registro de los moriscos de Murcia de 1575, en la parroquia de San Andrés, entre los heredamientos anejos a la misma, figura, «en la torre que dizen dEspinardo», un morisco llamado Pedro de Molina que vino de Las Cuevas –probablemente las Cuevas del Almanzora, en Almería–, de 30 años y con dos hijos llamados Diego y Garçía de Molina, de 6 y 3 respectivamente. A continuación vienen, no sabemos si todas también en Espinardo o alguna en otros lugares de la huerta de San Andrés, otras 8 familias moriscas, 7 de las cuales eran asimismo oriundas de Las Cuevas, y la otra y una esclava, del Reino de Granada en general: Françisco López, espadador de dicho Reino de 70 años, con su mujer, de 40, y siete hijos (un Françisco Lopez, tabernero, figuraba en el padrón de Espinardo de 1573); Alonso de Priego, de 50 años, con su esposa de 40 y una hija llamada Ysabel, de 9; Ángela de Mendoça, de 30 años con su hija María de las Cuevas, de siete u ocho; Diego de Guevara, de 40 años, con su mujer Ysabel de Mendoça, de 30, y tres hijos o cuatro hijos –según la fuente–: María, de 8; Diego de Leyva, de 10; Ana, de 6; e Ysabel, de 2; Diego Ramos, de 60 años, con su consorte Leonor Martínez, de 30, y 5 hijos: Ginés Ricos (?), de 20; y Luis, de 12; Andrés, de 10; Alonso, de 3; y Álvaro Ramos, de 1; Alonso Garçía, de 25 años, con su mujer, de 30; Leonor, esclava del Reino de Granada de 24 años, en casa de Alonso Fajardo; y Alonso de Guevara, de 30 años, con su cónyuge Leonor Garçía, de 20, y dos hijos: Álvaro, de 7, y Catalina, de 2. Este número de 8 o 9 familias moriscas en Espinardo coincide con la afirmación de Rodríguez Llopis en su Historia General de Murcia de que, a principios del siglo XVII, antes de la expulsión de los moriscos murcianos a partir de finales de 1613, había en esta población 8 familias de esta clase , aunque otra fuente, como veremos, aumenta para entonces a 18 el número de sus casas.
Por la Averiguación de las rentas y el vecindario de Espinardo en 1586, sabemos que este año el lugar seguía teniendo unos 50 vecinos (cristianos), la mitad de ellos en su propia pedanía y la otra mitad en el término de Murcia, que iban y venían a Espinardo para criar su seda. Merino, en su Geografía Histórica de la provincia de Murcia , concreta que en 1587 la Torre de Espinardo tenía 56 vecinos y que antes de ser población fue una atalaya contra los moros. Es posible, aunque la única fortificación árabe que conocemos en esta zona, entre Vista Alegre y Churra probablemente, es la Torre de las Lavanderas, «en la terra o solien los moros curar los lenços» . Esta torre ya estaba ruinosa en 1671, cuando tuvo lugar el célebre suceso de «la mano negra» . En 1597, la población de Espinardo había aumentado a 66 vecinos.



Estudio Realizado por:

 Fernando Gonzalez del Campo y
 Angel Guerrero Martinez